jueves, 3 de julio de 2014

Terrorismo y criminalidad con jerarquía de simbología nacional

Terrorismo y criminalidad con jerarquía de simbología nacional
Ezequiel Eiben
3/7/2014

La fusión entre el kirchnerismo y Madres de Plaza Mayo

El miércoles 2/7/2014 es otro día infame más para los impresentables políticos argentinos kirchneristas o funcionales al kirchnerismo. La cámara de diputados (hoy sí que ameritan ser escritos con minúscula) aprobó un proyecto para que el pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo sea declarado “emblema nacional argentino”. Con esto, en la jerarquía de la simbología nacional, el pañuelo se encontraría a la altura del Himno Nacional y la escarapela.
Explica Agustín Laje en su artículo “El pañuelo del terrorismo como símbolo patrio”:

Lo cierto es que el proyecto en cuestión no debe entenderse de manera aislada, sino como parte de un profundo proceso de estatización de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, iniciado tras el secreto pacto Kirchner-Bonafini del 26 de mayo de 2003 (…). En efecto, hace algunas semanas hablábamos de la estatización de la Universidad de las Madres; poco antes la polémica pasaba por el proyecto “Sueños Compartidos” de [Hebe de] Bonafini y [Sergio] Schoklender financiado por el Estado y, si nos vamos más atrás en el tiempo, podemos rememorar el salvataje económico que le dio el gobierno kirchnerista a la organización de las Madres a través de cheques millonarios emitidos por el Tesoro de la Nación y pauta oficial en el programa radial “La voz de las madres”[1].  

Desde hace largo rato el kirchnerismo hace cargar el peso de los simpatizantes y colaboradores del terrorismo sobre los hombros de todos, incluyendo los que no aprobamos sus ideas y prácticas deleznables. Este es un paso más en la imposición general de su componente ideológico.

El proyecto

El proyecto en sí provino del diputado kirchnerista Leonardo Grosso, un apologista del terrorismo setentista, para quien perpetrar atentados con bombas cuya explosión liquidan a inocentes constituye un acto honorable digno de recuerdo, homenaje y reivindicación. El diputado justificó la iniciativa en favor del pañuelo por ser un “tributo a los valores que el mismo universalmente representa en la lucha por memoria, verdad y justicia y el respeto a los Derechos Humanos”[2]. ¿Las consideraciones de nuestros diputados frente a semejante proyecto gestado por semejante personaje? 176 votos a favor, 7 en contra y 4 abstenciones. Así estamos; y mientras estos sigan estando donde están, así estaremos. Por si no se notó: solo 7 votos en contra.

Imposición de relato

Una cosa son madres buscando a sus hijos desaparecidos y reclamando justicia. Otra cosa es una organización compuesta por criminales defendiendo a otros criminales y reivindicando crímenes. Esto último constituye Madres de Plaza de Mayo bajo el dominio de Hebe de Bonafini, quien incluso tuvo enfrentamientos con la línea fundadora de la agrupación por desviar los motivos originales de su creación. Bonafini y Sergio Schoklender son criminales (por ejemplo, corrupción en el manejo de fondos estatales y cooperación con dictaduras la primera; parricida el segundo; defraudaciones los dos). Han defendido a otros criminales (tienen reclamos en favor de probados terroristas marxistas-leninistas). Han reivindicado crímenes (de las FARC, de Fidel Castro, de Al-Qaeda, de Montoneros)[3].
El relato kirchnerista hace pasar a la fundación de Bonafini como un ejemplo mundial de lucha por los derechos humanos, cuando en rigor los ha violado y ha defendido a quienes los violan. El pañuelo como símbolo es un avance en la estrategia oficialista de copar la cultura y tergiversar la realidad para que se adapte a su cuento.

La “oposición”   

La gran mayoría de los “opositores” (a esta altura a algunos ya casi suena ridículo llamarlos así) aprobó la iniciativa kirchnerista. Entre estos, se encuentran diputados del PRO, la que se creía en un tiempo que iba a ser (supuestamente) la fuerza política más enfrentada al gobierno nacional.
Políticos del Pro son funcionales a la tiranía kirchnerista con el propósito de estar en la vía de postulación para ser los herederos del país. Pareciera ser que están convencidos que siendo obsecuentes, políticamente correctos y acompañando cada vez más las locuras y maldades del oficialismo, pavimentan el camino hacia la salida elegante del kirchnerismo y la toma del poder por Mauricio Macri. Todos los que votaron en favor del pañuelo sanguinario, se han comportado como impresentables.
Si el kirchnerismo es anti-entidad (lo contrario a lo que una persona necesita para vivir bien), los diputados del Pro que votaron ayer son no-entidad, la nada misma, y asquerosamente serviciales al primero[4]. No votan con principios propios que se opongan indudablemente al kirchnerismo; siguen una conveniencia pragmática que le termina haciendo el juego. A estas personas, que la política se los saque de encima pronto y la historia los olvide rápido[5]. Son traidores: a su causa (supuestamente cambiar la Argentina) y a su gente (que los votó para enfrentar al kirchnerismo en la creencia de que eran una opción republicana de derecha). Y de última, si en verdad estaban convencidos moral e ideológicamente de lo que votaron, tengo una sugerencia: el sábado que viene, para alentar a la selección argentina en su partido contra Bélgica por la Copa del Mundo, además de la bandera y la camiseta, que no se olviden de lucir un pañuelo blanco. Que lo usen así les creemos que votaron por sus ideales y no por mera corrección política o esos “rumores esparcidos por malas lenguas” que andan diciendo que tienen un pacto con el kirchnerismo para ser los herederos del modelo.
Lo concreto es que este caso deja en claro que diputados no representan a la gente, sino que se representan a ellos mismos y a sus propios planes políticos de cara al traspaso del poder en 2015.

El kirchnerismo en la batalla de las ideas

Entrevistada en la Universidad de Michigan en 1961 por el profesor James McConnell, Ayn Rand expresó en relación al liderazgo en la cultura:

Los intelectuales profesionales son, en efecto, la infantería del ejército cuyo líder o comandante en jefe es el filósofo. El filósofo, el hombre que define las ideas básicas, fundamentales de una cultura, es el hombre que determina la historia. Y los intelectuales profesionales son todos aquellos cuyas profesiones tienen que ver con las humanidades, con el estudio del hombre, en contraste con las ciencias físicas. Los intelectuales profesionales, en todas sus variadas profesiones, le llevan al resto de la cultura, al resto de la sociedad, las premisas filosóficas, las ideas que han sido definidas por el filósofo. Por lo tanto ellos son las cintas transportadoras. Ellos son los que determinan los objetivos, los valores y la dirección de una cultura[6]

Podríamos decir, basándonos en las apreciaciones de la excelente filósofa, que a la cabeza de la cultura se encuentra el filósofo que elabora las ideas abstractas que funcionan como principios básicos y rectores de la cultura. Luego vienen los intelectuales, encargados de difundir, esparcir, traducir y hacer llegar al común de la gente estas ideas, en formatos asequibles a los variados grupos existentes en la sociedad. De acuerdo a este proceso, el tenor de la moralidad reinante y el rumbo cultural a seguir en la sociedad quedan determinados por estos hombres de ideas y humanidades.
Las ideas contrapuestas se encuentran en la arena del conflicto; se miden y disputan no solo razón, sino recepción. No solo hay que saber lo que se dice (y poderlo comprobar y ratificar en la realidad si se es intelectualmente honesto); hay que saberlo transmitir para que otros puedan sostenerlo desde su lugar. La batalla de las ideas es la lucha fundamental cuyo ganador asentará el tono de la cultura. Tal es su importancia; tal es su carácter de irrenunciable para los que pretendan una determinada dirección o modificación de fondo en la sociedad. El kirchnerismo está peleando y triunfando en esta batalla. Podemos tomar elementos de su acervo para graficarlo.
Un filósofo comandante en jefe del kirchnerismo ha sido Ernesto Laclau, encargado de elaborar y explicar en términos abstractos al populismo. El kirchnerismo difunde su modelo “nacional y popular” apelando a la demagogia, la exaltación nacionalista y el ensalzamiento del “pueblo argentino”, a través de un paquete de ideas y técnicas proveniente del populismo. Para Laclau, el pueblo “es algo menos que la totalidad de los miembros de la comunidad: es un componente parcial que aspira, sin embargo, a ser concebido como la única totalidad legítima”[7]. En base a esto, el kirchnerismo, que simplemente es una parcialidad política, en medio de muchas otras, al hablar atribuyéndose “la voz del pueblo” y pretender encarnar sus intereses, se postula a sí mismo como la totalidad de la Argentina. Su modelo es “para todos y todas”, es nacional (incluye a toda la nación), es popular (incluye a todo el pueblo), es inclusivo (no deja a nadie afuera) y siempre beneficia “a los 40 millones de argentinos y argentinas” (a todos y cada uno de los ciudadanos). Es verdad que un político electo gobierna para todos y no solo para quienes lo votaron, pero el kirchnerismo no se reduce a eso: el kirchnerismo pretende mostrarse como la totalidad ideológica de los electores. Siguiendo esta línea, si al kirchnerismo se le antoja que un símbolo que representa solo a determinados sectores de la sociedad (en este caso un pañuelo blanco), debe hacerse pasar como un símbolo representativo de todos (de todos los que componen Argentina), elabora un proyecto de ley para que dicho símbolo adquiera el status de símbolo patrio.
Un intelectual del kirchnerismo, difusor de mentiras, errores y maldades en masa, ha sido José Pablo Feinmann[8]. En su función de promoción de ideas y valores en periódicos, libros y televisión, sirvió como cinta transportadora de la estrategia populista consistente en hacer pasar a una parte por el todo. Lo explicado por Laclau en términos de academia, Feinmann lo baja a lenguaje más asequible (no exento de rebuscadas expresiones) y lo concretiza en una causa particular: el símbolo del pañuelo en la bandera argentina. Escribió en un artículo para el diario oficialista Página 12:

¿Qué proponer entonces? Otra bandera. Vamos de a poco. Estamos en busca de los símbolos nacionales que signifiquen algo para nosotros hoy. Porque HOY es que hay que librar la ardua lucha (hegemónicamente cultural) de la identidad de este territorio que habitamos. Si alguien quiere conservar la azul y blanca y si –más aún– la quiere conservar con ese sol en el centro, ese sol enceguecedor que identifica a la bandera como bandera de guerra, que la conserve. Pero para los actos militares o, a lo sumo, para algunos protocolos oficiales. Aquí, desde estas líneas, tenemos una propuesta que debiera ser casi inapelable. El único símbolo nacional glorioso, universalmente aceptado, honrado e incorporado por otros países como símbolo de la más pura de las luchas, la de lucha por los derechos humanos es el pañuelo de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo. Para este siglo XXI, para esta lucha de hoy contra la globalización del Uno Imperial [Estados Unidos], necesitamos otra bandera. Que sea azul y que sea blanca, como la anterior. De acuerdo. Pero le sacamos ese sol de la guerra y ahí, en ese lugar, reemplazándolo, ponemos el pañuelo blanco de las Madres y la Abuelas, el pañuelo de la paz, el de la vida, el de nuestro más genuino, verdadero orgullo[9].           

A sabiendas de que hay círculos en Argentina (liberales, republicanos, derechistas, por citar algunos) que rechazan enfáticamente el accionar de las Madres de Plaza de Mayo, Feinmann se da la altura suficiente como para decir que su propuesta del pañuelo para la bandera debe ser casi inapelable. El populismo, en este caso el kirchnerismo, por más que en la realidad sea una parcialidad, en la construcción del relato se avizora como la totalidad. El pañuelo es lo más genuino de la argentinidad, motivo de orgullo de todos y símbolo que debe incorporarse a un instrumento identificativo tan grande como la bandera nacional.
¿Qué viene después de que el filósofo establezca la premisa fundamental y el intelectual la concretice en causas y eslóganes difundidos para luchar por su consecución? Políticos que elaboran y aprueban un proyecto de ley que refleja estas ideas, y sectores de la sociedad que alaban la iniciativa con justificaciones populistas, aprendidas de la mano de hombres de ideas y humanidades de la misma calaña que Laclau y Feinmann[10].

Presentar combate al kirchnerismo

Hay que presentarle combate al kirchnerismo en el terreno de las ideas. Sino, su populismo seguirá avanzando como hasta ahora, y más simbología terrorista y criminal será impuesta en lo social por el relato y en lo jurídico por leyes del congreso.
Se debe dejar en claro que los símbolos nacionales argentinos (escudo, bandera, himno) obedecen a la historia fundacional y al camino transitado por el país, reflejan hechos y circunstancias trascendentales y de profundo significado en relación a las raíces, y remontan a la obra de próceres constructores de la patria. El debate sobre si debieran o no existir símbolos nacionales oficiales, es otro tema. Pero si se los va a tener, estos tienen que corresponderse con un parámetro racional e históricamente acorde, y no ser relativizados legalmente al agregarse a la misma altura simbología terrorista y criminal particular.
Los símbolos nacionales representan un proyecto en conjunto de país y evocan un pasado y desarrollo histórico en común; mientras que el pañuelo blanco (en los hechos manchado de sangre) refleja un reclamo particular de un sector de la sociedad con el cual, de paso, mucha gente no está de acuerdo, y no remite a una gesta histórica fundacional del país, sino a la defensa de lo peor. Ni siquiera hay amplio consenso social o mayoría social garantizada para proceder a declarar al pañuelo símbolo nacional. El solo hecho que los diputados obsecuentes y tergiversadores de la realidad (que cuando quieren hacen oídos sordos a la gente que los puso ahí y siguen la senda de su propia conveniencia política), hayan encontrado tamaña resistencia a sus aspiraciones, como una rápida pasada por las redes sociales y las opiniones en la calle demuestra con sencillez, ya es un indicador que ellos no son representativos de muchos (incluyendo quienes los votaron), y que el símbolo en cuestión no es representativo de la Argentina en su conjunto como para ser declarado nacional.
Las fuerzas liberales de la República deben estar atentas para repudiar este nuevo embate del populismo kirchnerista. No pueden permitir que un país fundado sobre ideas de libertad y trabajo sea de ahora en más identificado en su simbología con criminalidad y parasitismo. Incluso aquellos liberales que no son nacionalistas, que ante el suceso manifiestan desinterés porque la simbología nacional no los identifica, deberían estar interesados en presentar aquí batalla en el terreno de las ideas. Aun siendo auto-declarados “no nacionalistas” y estando en contra de  la simbología nacional, pueden aportar para que las expresiones nacionalistas ya existentes no se vuelvan peores a sus ojos y para que la simbología por lo menos refleje un mínimo de cordura y no sea manchada con símbolos completamente perversos, o por lo menos, peores según su criterio. No creo que les dé lo mismo enviar a sus hijos a un colegio donde se iza una bandera celeste y blanca y en fecha patria se coloca una escarapela, que enviar a sus hijos a un colegio donde se iza una bandera con el símbolo del pañuelo y en fecha patria además de escarapela se luce en la cabeza el famoso pañuelo. Y hablamos de pañuelo, porque hoy son los nacionalpopulistas los que están ganando la batalla cultural. Mañana pueden ser marxistas leninistas más directos que las Madres que intenten imponer como simbología el martillo y la hoz. O pueden ser nacionalsocialistas que, en medio de un entorno colectivista ganado a los liberales por omisión de estos últimos, impongan la esvástica. Como se ve, hasta alguien que no sea nacionalista puede encontrar un interés en luchar contra el kirchnerismo en este tema.

Conclusión

De todo lo expresado, se desprende la obvia conclusión de repudiar y trabajar para detener otro avance más del relato kirchnerista que trastoca las raíces fundacionales del país, manosea la historia, pervierte la simbología y tergiversa la realidad de los hechos. El pañuelo manchado de sangre que carga con crímenes y posiciones inmorales varias en su historial, no debe ser aceptado como símbolo nacional.       




[1] El pañuelo del terrorismo como símbolo patrio – Por Agustín Laje
[2] La Cámpora lo hizo: El pañuelo de las Madres sería declarado “emblema nacional”
http://www.urgente24.com/228400-la-campora-lo-hizo-el-panuelo-de-las-madres-seria-declarado-%E2%80%9Cemblema-nacional%E2%80%9D
[3] Para profundizar, leer: Márquez, Nicolás; Laje, Agustín; Cuando el relato es una farsa, Contracultura.
[4] Esta reflexión con connotaciones metafísicas me la inspiró un artículo de Leonard Peikoff, “Por qué votaré a Romney”, en el cual analiza en modo similar a los candidatos a las elecciones presidenciales de 2012 en Estados Unidos, Mitt Romney y Barak Obama. Escribe Peikoff: “La opción política en noviembre [de 2012] es: “no-entidad” contra “anti-entidad”. O: un hombre que no es nada contra un hombre que quiere producir “nadas” de forma masiva. Esto, a mi juicio, es una razón incontestable para votar por Romney, no importa cuál sea la naturaleza o la cantidad de sus defectos. (…)”.
Ver: USA 2012: “no-entidad” contra “anti-entidad”
http://objetivismo.org/usa-2012-no-entidad-contra-anti-entidad/
[5] En el sentido de que no los elijan más; no en referencia a olvidar el daño que hacen, el cual hay que tenerlo presente para juzgarlos.
[6] Ayn Rand: El Nuevo Intelectual [1 de 4]
[7] Laclau, Ernesto; La razón populista, Buenos Aires, FCE, 2013, p. 107-108. Citado en: La amenaza populista – Agustín Laje. Puede leerse en: www.caminosdelalibertad.com
[8] También hace filosofía (mala para mi gusto), pero aquí lo tomaremos en su rol de intelectual difusor.
[9] Una bandera para el siglo XXI - José Pablo Feinmann
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-28171.html
[10] No seguí un orden cronológico de aparición de las obras tomadas como ejemplo para ilustrar el proceso. De hecho, el artículo de Feinmann fue publicado antes que el libro de Laclau. Se los toma aquí a modo ejemplificativo por ser los dos hombres de referencia kirchnerista, y teniendo en cuenta que el clima de las ideas populistas ya estaba ampliamente difundido y en gran medida aceptado en Latinoamérica cuando Feinmann escribió su nota, reflejando que maneja y se nutre de nociones abstractas desarrolladas también por otros autores de similar pensamiento.

domingo, 29 de junio de 2014

Perspectiva liberal sobre la Copa del Mundo

Perspectiva liberal sobre la Copa del Mundo
Ezequiel Eiben
27/6/2014

La Copa del Mundo es un evento deportivo internacional de inmensas proporciones, con una gigantesca cobertura de prensa y una constante difusión. Difícilmente pueda pasar desapercibido aun frente a las personas a las que el fútbol no les mueve un pelo. El mundial genera pasión, revuelo, discusión. Se tome una posición favorable o contraria a su realización o desarrollo, lo concreto es que se habla de él y aparece como un tema relevante para someterse a debate.
Entre los liberales argentinos, muchas opiniones han sido vertidas en torno a este acontecimiento en las últimas semanas. Algunas se posicionan en el terreno estrictamente deportivo; otras van más allá, a la faz política del asunto. He leído con atención las reflexiones vertidas, compartiendo a veces, y sintiéndome alejado otras tantas. En base a esto decidí confeccionar un artículo donde deje asentadas mis propias consideraciones, estableciendo unas premisas y distinciones que a mi juicio deberían tenerse en cuenta a la hora de analizar y juzgar al mundial desde la (si se quiere llamarla así) “perspectiva liberal”. Primero, efectuar la distinción entre fondo y forma del objeto de estudio; segundo, la utilización política de la competencia; tercero, la interpretación ética de la misma.
1) Fondo y forma: Los liberales, necesariamente, debemos tener reparos en cuanto a la forma de la Copa del Mundo. Con esto me refiero a los aspectos no solamente técnicos, sino también éticos, que subyacen en su organización.
La FIFA es un organismo corrupto, encabezado por gente corrupta, entre la cual los argentinos tenemos una referencia harto conocida y bastante cercana: el vicepresidente primero del mentado organismo internacional, miembro del comité ejecutivo desde 1988, y presidente de la AFA desde hace 35 años[1], Julio Humberto Grondona. En sus desastrosos sucesivos mandatos en AFA, Grondona hizo mucho para destruir al fútbol argentino, sumergido en crisis económicas, acuerdos espurios con gobiernos, y olas de violencia. Por citar algunos números, en su arreglo con el kirchnerismo[2] con motivo de Fútbol para Todos (proyecto kirchnerista de estatización para transmitir los partidos y financiar equipos), se informó que el Estado nacional ha pagado más de 1300 millones de pesos (dinero robado a los contribuyentes) para las transmisiones. La violencia en el fútbol ha sido una constante durante sus gestiones, y por períodos ha habido lamentables recrudecimientos: entre 1995 y 1999 hubo 17 muertes; entre 1999 y 2003, 21 muertes; entre 2003 y 2007 hubo 17 muertes; entre 2007 y 2011, 27 muertes[3]. Grondona también ha proferido comentarios ofensivos, de bajeza moral, como los dedicados a los judíos (por lo cual luego debió disculparse): “Los judíos no llegan a ser árbitros de primera división en el fútbol porque el mundo del fútbol es algo difícil, trabajoso”; “A los judíos no les gustan las cosas difíciles…”[4]. Frente a estos desatinos, errores, y maldades cometidas, cuando se le pregunta por su momento más decepcionante relacionado al fútbol, Grondona responde: “No tuve”[5].
La organización de mundiales se ve envuelta en escándalos, protagonizados por FIFA, el gobierno del país anfitrión, y empresas que tomen alguna parte en el proyecto. Respecto de Brasil 2014, salieron a la luz casos de funcionarios corruptos, facturación fraudulenta, y aumentos indebidos de fondos públicos destinados a construcción de estadios. Por citar un caso, el costo general de preparación de los 12 estadios brasileños ascendió a la cifra astronómica de 4.200 millones de dólares en términos nominales; cerca de 4 veces más el número estimado por la propia FIFA en un documentado presentado en el año 2007 días antes de la elección de Brasil como sede mundialista para 2014. Encima, previamente hubo promesas de líderes de que el dinero requerido para el financiamiento sería aportado por el sector privado[6].  
Todo esto hace que en cuanto a forma, el desenvolvimiento de los mundiales sea justificadamente reprobable. Desde una perspectiva liberal, el evento debería ser organizado y costeado por fondos privados, sin injerencias indebidas de gobiernos y sin fondos públicos expoliados a contribuyentes destinados a financiar una fiesta a la que muchos de ellos no podrán asistir o que ni siquiera tienen interés en presenciar.
Ahora bien, en lo que concierne al fondo, el mundial es un evento deportivo hermoso que pone en contacto a decenas de países (32 selecciones nacionales participan según el formato actual, muchas más participan de la fase clasificatoria, y los árbitros designados para dirigir los partidos de la Copa también proceden de países no clasificados); reúne a la elite del fútbol mundial (en referencia a los mejores jugadores y seleccionados que toman parte de la competencia); y transmite los valores de la competencia deportiva. Aun criticando mordaz y férreamente las formas, se puede disfrutar un significado de fondo, que es el del encuentro internacional y el juego con espíritu deportivo. Repudiando y detestando al presidente Joseph Blatter y su compinche Julio Grondona, y criticando los desembolsos de fondos públicos de los gobiernos corruptos que mandan en los países anfitriones, se puede guardar un espacio para analizar el juego de fútbol y disfrutar al deporte.
El deseo, sin dudas, es que el fútbol esté en mejores manos y sea financiado únicamente por los que quieren financiarlo. Pero asociar el significado de fondo de lo que puede ser un mundial de fútbol, a los grotescos personajes como Grondona y las inmoralidades del gobierno brasileño (por lo que debemos trabajar para que sean solo una realidad pasajera y no un obstáculo permanente), no es correcto.       
2) Utilización política de la competencia: Por supuesto, los eventos rentables en propaganda tienden a ser cooptados por políticos populistas y rapaces para beneficios espurios. En el caso argentino, sabemos que el kirchnerismo utiliza al mundial de dos maneras principales:
Primero, expandiendo el gasto público populista de Fútbol para Todos dando cobertura al evento desde la TV Pública, asegurándose en su marco la promoción de sus políticas desde un formidable aparato de propaganda oficialista. La mezcla entre Estado, gobierno, partido y pueblo, típica de los regímenes fascistas, socialistas, nacionalsocialistas, y populistas, fomentada a través de propaganda oficial, es una de las bajezas en las cuales incurre la fuerza política dominante en el país. Los videos alusivos a logros del gobierno[7], YPF[8], adquisición de casa propia[9], etc., ponen de manifiesto la intención kirchnerista de manipular mentes, embanderar causas propias como nacionales, reclutar militantes y organizarlos bajo el mismo manto, aprovechándose de la pasión (e histeria) que puede generar el mundial en personas irracionales.
Segundo, una especialidad del kirchnerismo: la utilización del fútbol para distraer a la gente, y tapar sucesos políticos inconvenientes o acciones descaradas que no deben difundirse demasiado. Dos ejemplos concretos: a) la televisión pública está mucho más preocupada en informar todo lo que sucede alrededor del mundial, que en “recordar” la situación del vicepresidente Amado Boudou, un ladrón oficialista que ha sido citado a indagatoria con motivo de la causa Ciccone[10]; b) en la movida kirchnerista para destituir al fiscal José María Campagnoli a los fines de evitar que continúe investigando al corrupto aliado al poder Lázaro Báez, en un principio fijaron las fechas del juicio de modo que cayeran durante el mundial, próximas a partidos de la selección nacional[11].         
Pero, al igual que en el apartado anterior, debemos insistir en que una cosa es el mundial en sí, y otra cosa es su utilización y manipulación por el sector político. Después de todo, esto no es algo peculiar que se da en torno al mundial como único caso. ¿Qué evento de estas características y proporciones no quiere ser manipulado por políticos? ¿Acaso otros eventos artísticos, culturales, cinematográficos, musicales, y demás, no son también blancos del asedio político y su hambre propagandístico?
Nuestro ojo no tiene que quedarse solamente allí, sino que  también debe mirar a la sociedad en general, a nuestros conciudadanos. Hay gente ignorante, sin educación, sumida en la pobreza, que no cuenta con variadas y afiladas armas intelectuales para defenderse del lavado de cerebro kirchnerista, a la cual hay que inculcarle verdaderos valores para que resistan los embates del populismo. Ahora bien, la gente supuestamente formada, de amplio acceso a la cultura, y con educación completa: ¿No es culpable por dejarse manipular? ¿No es cómplice por seguir el relato del gobierno y hacerle el juego en su propósito? ¿Es culpa del mundial de fútbol que esta gente se comporte como zombis? ¿No es culpa de ellos mismos porque, llegado el mundial, permiten que la cooptación política los absorba y repiten eslóganes con trasfondo político sin reflexionar? La decisión vital del hombre de pensar o no pensar, se toma todos los días de la vida. El mundial solo es una circunstancia que dura un mes cada cuatro años. En vez de apuntar todos los cañones contra el mundial como si fuera la encarnación del mal absoluto, fijémonos en generar consciencia, en aquellos que la necesitan y quieran aceptarla, sobre cómo este evento puede ser aprovechado de manera saludable, sin olvidar todos los aspectos criticables que indudablemente tiene, y sin dejar de pensar en lo que sucede alrededor. Si no es el mundial, el político encontrará otra arma de distracción. Lo fundamental es ganar en el terreno de las ideas para que la gente en general entienda que no debe dejarse seducir por los manejos políticos en este tipo de acontecimientos.
3) Interpretación ética: Una persona puede tener una interpretación diferente del mundial de fútbol de acuerdo a la posición ética que mantenga. Las jerarquías de valores disímiles integradas en mentes distintas, obviamente producirán resultados distintos.
Hay una distinción de Fredy Kofman que, si bien no se refiere al fútbol, puede servirnos de guía en esta ocasión: por un lado el hombre libre y magnánimo (del latín, de “alma grande”), y por otro el hombre servil y pusilánime (“de alma pequeña”)[12]. Adoptando esta base como herramienta de análisis para lo que nos compete, podemos trazar la distinción entre quienes ven al mundial con mentalidad mediocre, nacionalismo supremacista y racismo; y quienes más allá de apoyar a su nación en términos deportivos (por cuestiones de afinidad, sentir acercamiento a las raíces y comulgar en lo cultural), tienen una apertura cosmopolita o al menos respetuosa de lo respetable en la diversidad. Los pusilánimes aprovechan un mundial para exaltar el nacionalismo violento y sin sentido, tratar de enemigos al resto del mundo trasladando permanentemente los enfrentamientos deportivos al ámbito de la contienda personal y política, e incluso invocar al racismo para elevarse ellos mismos y degradar a los otros. Los hombres de mente libre, individualistas, que juzgan a cada persona por su carácter y sus valores, y no por la zona geográfica de nacimiento, ven a la Copa del Mundo como una oportunidad para que, además de que los respectivos equipos se midan en competencia deportiva, se aprovechen intercambios culturales y el poder compartir momentos agradables con gente de otras procedencias.
Los pusilánimes que son nacionalistas violentos están principalmente (aunque no únicamente) encarnados en los barrabravas[13], que viajan al mundial a originar pleitos y generar peleas para satisfacer sus impulsos de bestias salvajes. Suelen recurrir a la política y a eventos históricos para justificar su causa de violentar a parcialidades pertenecientes a otros países; su supuestamente legítimo odio, en más de una ocasión, trasciende la esfera deportiva para fundirse con asuntos de Estado. Ludwig von Mises escribe una explicación sobre nacionalistas de la que nos podemos valer para ilustrar este punto en el ámbito futbolístico:

“Desgraciadamente, los nacionalistas se acercan a la historia en otro estado de ánimo. El pasado no es para ellos una fuente de información y de instrucción, sino un arsenal de armas para hacer la guerra. Buscan hechos que puedan ser usados como pretextos y excusas de sus agresiones y opresiones. Si los documentos disponibles no se los proporcionan, no titubean en desfigurar la verdad ni en falsificarlos”[14].   
                   
Los pusilánimes racistas que traspasan al fútbol sus deficiencias éticas y problemas psicológicos, entre los que encontramos hooligans[15], buscan asentar la superioridad racial en el triunfalismo deportivo como muestra de la grandeza propia frente a la carencia ajena. Lo que sostienen (incluso en un bajo nivel conceptual, sin demasiada claridad en sus abstracciones), encaja en la descripción de Ayn Rand sobre lo que en verdad el racismo constituye e implica:

El racismo es la forma más baja y groseramente primitiva de colectivismo. Es la idea de atribuir significado moral, social y político al linaje genético de una persona, la noción de que los rasgos intelectuales y caracterológicos de un hombre son producidos y transmitidos por la química interna de su cuerpo. Esto significa, en la práctica, que un hombre no ha de ser juzgado por su carácter y sus acciones, sino por el carácter y las acciones de un colectivo de sus antepasados.
(…) El racismo es una doctrina creada por brutos, practicada por brutos y destinada a brutos. Es la versión del colectivismo a nivel del establo, apropiada para la mentalidad que logra distinguir entre diferentes razas de animales, pero no entre los animales y los hombres[16].

Pero las atrocidades cometidas y las ridiculeces sostenidas por los violentos que se dedican a manchar al fútbol, no le son inherentes al mundial, una competencia deportiva de la cual se pueden extraer verdaderos valores de comunicación y contacto internacionales, y cuya organización en buenas manos puede transformarla en el futuro en un evento privado, capitalista y global de gran escala. Para lograr esto, los magnánimos, individualistas, liberales y defensores de la correcta ética deportiva, deberán trabajar y tomar la posta, removiendo los elementos perjudiciales para la salud del evento, y evitando que tanto los nuevos malos como los viejos reciclados ocupen espacios abandonados por negligencia e inacción.
Brasil 2014 ya se está jugando. Aunque sea tarde para influir políticamente en cuestiones organizativas, no es tarde para influenciar sobre la imagen e interpretación del evento desde la ética, adoptando una perspectiva liberal que nos asemeje al hombre magnánimo.   



[1] Asumió el 6 de abril de 1979, estando el poder político nacional argentino en manos de los militares, con Jorge Rafael Videla a la cabeza.
[2] En 2011 dijo: “Hoy me toca admirar a Cristina [Fernández de Kirchner]. El factor principal es que ella me dio la posibilidad de demostrar que a mí nadie me compraba. Y eso me ayudó a desmentir lo que decían los medios”; y también: “Yo tengo un concepto de los Kirchner muy elevado y la verdad que si [el relator de Fútbol para Todos, Marcelo] Araujo dice que yo soy el Néstor Kirchner de la FIFA creo que lo dirá por bien, no por mal. Así que me siento orgulloso”.
http://especiales.perfil.com/grondona/frases.html
[3] Datos tomados de: Julio Grondona cumplió 35 años como presidente de la AFA: hechos y números de su gestión
http://www.infobae.com/2014/04/06/1555322-julio-grondona-cumplio-35-anos-como-presidente-la-afa-hechos-y-numeros-su-gestion
[7] Ver, por ejemplo, el siguiente video difundido por la Casa Rosada:
El pibe que nunca ganó un Mundial. Mundial Brasil 2014. Argentina Nos Incluye.
http://www.youtube.com/watch?v=LRxfNEiVwsU
[8] Publicidad YPF Mundial 2014 - Arenga motivacional #Orgullosos
[9] Se lo puede ver, por ejemplo, en todos los entretiempos de los partidos, o antes de comenzar los mismos. Allí, el relator de Fútbol para Todos y colaboracionista del régimen kirchnerista Rodolfo de Paoli se escucha gritando un gol de Argentina mientras personas con los colores nacionales festejan la obtención de un casa. El mensaje que trasciende es que hay que festejar un gol de todo el país porque el gobierno promueve un plan de viviendas.   
[11] Ver: Apoyo al fiscal Campagnoli – Ezequiel Eiben
http://www.libertadyprogresonline.org/2014/06/06/16748/
[12] Comentario de Fredy Kofman sobre “El manantial”, novela escrita por Ayn Rand, en la contratapa de la edición en español publicada por editorial Grito Sagrado.
[13] Por ejemplo, los barrabravas argentinos, que cuentan con el apoyo kirchnerista mediante Hinchadas Unidas Argentinas.
[14] Von Mises, Ludwig; Gobierno omnipotente, Unión Editorial, 2002, p. 33
[15] Verbigracia, algunas agrupaciones europeas destructoras que expresan racismo contra personas negras, y neo-nazismo.  
[16] Rand, Ayn; La virtud del egoísmo, Editorial Grito Sagrado, 2007, p. 181

jueves, 19 de junio de 2014

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando
Ezequiel Eiben
19/6/2014

Tres estudiantes judíos fueron secuestrados en Judea y Samaria el jueves 12/6 a la noche mientras regresaban a sus casas. Las Fuerzas de Defensa de Israel atribuyeron el proceder criminal y confirmaron la responsabilidad de la organización terrorista palestina de Gaza Hamas[1]. Naftali Frenkel tiene 16 años y es ciudadano americano; Gilad Shaar tiene 16 años y es israelí; Eyal Yifrach tiene 19 años y es israelí[2]. Los tres son víctimas del fanatismo terrorista que se incuba en amplísimos y mayoritarios sectores de la sociedad palestina. Como explica Roni Kaplan, Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel para la prensa hispanoparlante:

“Es menester tener en cuenta que el secuestro no es meramente una motivación coyuntural para los terroristas, sino más bien una cultura operacional, la “cultura del secuestro”. Desde principios de 2013, Hamas y otros grupos terroristas palestinos han procurado realizar 64 secuestros a Israelíes por el mero hecho de ser israelíes. Lamentablemente, esta vez lo lograron (…)”[3].

De hecho muchos palestinos mostraron su apoyo a los secuestros, tanto en las calles como por las redes sociales. Repartieron caramelos, postearon fotos y eslóganes con bromas (por ejemplo, haciendo referencia a tres nuevos Guilad Shalit, en alusión al soldado israelí anteriormente secuestrado por Hamas). Dirigentes de Hamas y Jihad Islámica llamaron a cometer más secuestros[4].

Horas antes del secuestro, e incluso con posterioridad, las Fuerzas de Defensa de Israel informaban que terroristas islamistas disparaban desde Gaza contra Israel. El 11/6 a la mañana se reportó que cohetes fueron lanzados contra el Consejo Regional de Eshkol (ubicado en el noroeste del Negev) poniendo en peligro la vida de cientos de civiles israelíes, niños incluidos[5]. El 14/6 a las 9:21 un cohete cayó en el Sdot Negev Regional Council, comunidad al sur de Israel. El mismo día a las 19:15 tres cohetes fueron disparados, de los cuales tres impactaron contra el Hof Regional Council. La Fuerza Aérea de Israel respondió sendos ataques[6].   

Días antes, se anunció con reverencia el final del mandato como Presidente de Israel de Shimon Peres, quien está cumpliendo los últimos días al frente de su cargo[7].

Días antes, domingo 8/6, se juntaron en el Vaticano a rezar por la paz Shimon Peres como Presidente israelí, el presidente palestino de Fatah Mahmoud Abbas, y el Papa Francisco. La invitación, por supuesto, partió de este último. Hubo un acto con oraciones en los jardines del Vaticano, plantaron un olivo simbólico, y después mantuvieron una reunión privada. Durante la ceremonia, Francisco dijo, entre otras expresiones: “Espero que este encuentro sea el comienzo de un camino nuevo en busca de lo que une, para superar lo que divide”; puntualizó que se deben “derribar los muros de enemistad y tomar el camino del diálogo”; y destacó sobre Peres y Abbas: “Su presencia, Señores Presidentes, es un gran signo de fraternidad, que hacen como hijos de Abraham”[8].

Días antes, en mayo, estando en Bethlehem durante su visita por Medio Oriente, el Sumo Pontífice del catolicismo les había hecho la invitación a los presidentes de manera sorpresiva. “Aquí, en el lugar de nacimiento del Príncipe de la Paz, deseo invitarlos a unirse conmigo en cordial oración a Dios por el don de la paz. Ofrezco mi hogar en el Vaticano para este encuentro de oración” manifestó Francisco. Los aludidos aceptaron inmediatamente[9]. Luego, Peres debía obtener aprobación del gobierno israelí para asistir al Vaticano, la que finalmente fue concedida[10].

Días antes, en mayo, Fatah y Hamas comunicaron que habían llegado a un acuerdo para  nombrar a los ministros que serían parte del buscado nuevo gobierno palestino de unidad nacional. El referente de Hamas Musa Abu Marzouk anunció que el acuerdo se había alcanzado en una reunión entre las dos facciones en Gaza[11].

Conclusión:

Tres hipócritas en el Vaticano rezando “para la foto” por la paz, mientras los israelíes (y judíos procedentes de otras latitudes) son asesinados y secuestrados por el terrorismo islamista palestino que no quiere paz.

El presidente israelí queriendo quedar bien ante la cámara antes de terminar el mandato. Es verdad que el gobierno le dio luz verde para ir a la ceremonia; pero también es verdad que aceptó por propia voluntad la invitación y hubiera ido igual en el caso que no hiciera falta autorización. Shimon Peres se ha caracterizado por hablar de la paz con los palestinos aun cuando parece imposible y la realidad demuestra la falta de voluntad de la Autoridad Palestina, y por invitar a Abbas a sumarse a la visión de paz inclusive ante visibles y notorias manifestaciones de rechazo de este último. 

El presidente palestino ganando audiencia occidental, lo que le sirve para ocultar a conveniencia su (conocido para ojos que quieran ver) plan de destruir a Israel. Mahmoud Abbas estuvo al lado de Yasser Arafat, y al igual que este lo hacía, ha analizado variables para destruir a Israel: bélicas, terroristas, políticas, diplomáticas, demográficas.

El Papa mostrándose apaciguador y pacificador junto a una figura como la de Abbas, a sabiendas de lo que representó y representa, de lo que hizo y lo que hace. Francisco no puede no saber que Abbas no comparte su visión cristiana occidental de paz para Medio Oriente, ni una visión universalista de armonía. Vale decir también que en el caso del Papa hay una cierta dosis de ingenuidad acompañada por ignorancia: no entiende del todo la guerra contra Israel, y piensa que una jornada de rezos junto al fotogénico Peres y al asesino Abbas va a conducir o ayudar a la solución entre las partes. En verdad, una amenaza real que tiene Israel en el islamismo terrorista no cesará por el simbolismo de la ceremonia. Sobre todo cuando ciertos participantes no creen en su contenido.

Ante un nuevo episodio vendible a las cámaras y a la vez falto de contenido resolutivo real y efectivo, expreso que estoy harto de la hipocresía de la izquierda israelí y de la corrección política de los que pretenden ayudar.
La izquierda israelí (y lo que ha sido también parte del centro del mapa político en el país hebreo) fue al Vaticano a llevarse los laureles de la imagen linda y simbólica pero vacía de significado verdadero en cuanto a solución para Israel. Por supuesto, mientras la izquierda hace su juego redentor, humanista y de “buenas intenciones”, la derecha israelí con el Primer Ministro Biniamin Netanyahu a la cabeza es la que verdaderamente actúa (en mayor medida, y no en todo lo que yo quisiera) en favor del país como tal, ordenando defenderse del terrorismo y solicitando fervientemente no reconocer a la unión Hamas-Fatah. En medio del clima hostil hacia Israel de arreglo entre Fatah y Hamas, y con los chicos ya secuestrados, Netanyahu no fue a sacarse fotos de paz con Abbas. Por el contrario, expresó: “He ordenado (...) que se pida a la Autoridad Palestina, de cuyo territorio provenían los secuestradores, que haga todo lo necesario para ayudar a los rehenes volver a casa sanos y salvos”; “Es la responsabilidad de la Autoridad Palestina”[12]. Izquierda demagoga por un lado; y derecha haciendo lo que hay que hacer aunque no suene bien a los europeos, socialdemócratas estadounidenses (y afines republicanos) y demás adalides del progresismo por otro lado; es otra vez el cuadro de la política israelí. 

Hay que citar también lo informado por Roni Kaplan:

Para conseguir sus objetivos operacionales, las Fuerzas de Defensa de Israel ha trabajado en coordinación con los aparatos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina. Esperamos que esta cooperación se profundice y traiga resultados concretos sobre el terreno. No es una cooperación propiamente dicha, sino más bien una coordinación basada en intereses comunes[13].

Ahora bien, esta coordinación acordada entre Israel y la Autoridad Palestina con objetivos operacionales de incidencia real, dista de ser una acción semejante a la ceremonia simbólica hipócrita en el Vaticano con el rezo por la paz junto a quien se sabe que no la busca.

Y los que pretenden ayudar... primero entiendan la guerra contra Israel para poder hacerlo de modo correcto. Luego, ayuden con armas a liquidar a Hamas y con diplomáticos a aislar a Fatah (lamentablemente este último ya cuenta con un grado de aceptación suficiente como para descartar que pueda realizarse una acción más contundente); o bien manténganse al margen y dejen de invitar a rezar a nuestros enemigos islamistas terroristas, porque con semejante conducta contribuyen a desvirtuar su verdadero rostro asesino y los dejan ante la prensa y el público como personas pacíficas en busca de una solución con Israel, cuando su única solución es sin Israel.



[3] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/
[7] El 9/6 le correspondía a la Knesset elegir a quien se convertiría en el décimo Presidente de la historia del país. Resultó elegido Reuven Rivlin, miembro del Likud. Para información sobre los candidatos, ver:
Cinco candidatos aspiran ocupar el sillón de Shimón Peres
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/58500/
[8] El papa Francisco, en el Vaticano junto a Shimon Peres y a Mahmoud Abbas, pidió "derribar los muros de la enemistad"
[9] Peres, Abbas accept papal invitation to pray for peace at Vatican - By TOVAH LAZAROFF, JEREMY SHARON, GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Israel-set-to-provide-rousing-welcome-to-Pope-Francis-today-353264
[10] Despite suspension in talks, Peres gets okay to join Abbas, pope for prayer at Vatican By GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Despite-suspension-in-talks-Peres-gets-okay-to-join-Abbas-pope-for-prayer-at-Vatican-355576
[11] Hamas, Fatah strike deal on ministers in new Palestinian unity government - Khaled Abu Toameh
[13] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/